Síguenos también en las redes Twitter Facebook
Mamá
Mamá » Las cosas que una madre debe saber sobre la lactancia
CFAN MUJERES
Miércoles, 01 de agosto de 2012 11:12

Las cosas que una madre debe saber sobre la lactancia

por  Redacción CFAN
La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé Especial

La lactancia materna es la mejor opción para alimentar al bebé ya que contiene todos los nutrimentos como proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales, y otros componentes como probióticos, que un recién nacido necesita para un desarrollo óptimo, en la cantidad adecuada para su edad.

La composición de la leche humana se adapta de manera precisa a las necesidades de cada bebé a lo largo de su crecimiento y desarrollo. Por ejemplo, el calostro, secreción de los primeros días, es distinto a la leche de transición, así como a la leche madura que se logra a partir de las dos semanas post-parto.

La leche humana cambia su composición incluso durante cada sesión de lactancia. Al iniciar una sesión de lactancia, la secreción es acuosa para satisfacer la sed del bebé, posteriormente se incrementa el contenido de grasa y energía para satisfacer su hambre.

La leche humana es de fácil digestión gracias a su alto contenido en proteína de suero y α-lacto-albúmina que es mejor aceptada por el sistema digestivo del bebé.

A través de la lactancia materna, la madre le proporciona al bebé factores de protección como anticuerpos y probióticos (bífidobacterias y lactobacilos), que ayudan a equilibrar la flora intestinal, refuerzan el sistema inmune del recién nacido y contribuyen en la prevención de enfermedades comunes de la infancia como alergias e infecciones gastrointestinales, respiratorias o de oídos.

Los alimentos que la madre ingiere, sus sabores y sustancias aromáticas afectarán el sabor y olor de su leche. De esta manera, el bebé puede detectar los alimentos que la madre consume a través de la lactancia, paso inicial que lo prepara para los primeros alimentos que empezará a ingerir a partir de los seis meses.

La leche humana producida para niños es distinta que aquella producida para niñas. La leche para niños contiene más proteína y grasa, ya que los varones necesitarán estas sustancias en mayor cantidad para un correcto desarrollo.

La lactancia materna fomenta un lazo emocional muy fuerte entre la madre y el bebé, favorece sus habilidades de aprendizaje, además de ser un momento perfecto para que puedan relajarse juntos.

La madre puede detectar cuando el bebé ya tiene hambre, aun antes de que llore, observando su conducta. Si realiza movimientos o sonidos de succión con su boca, si saca su lengua, si lleva su mano a la boca y la chupa o si mueve los ojos rápidamente, significa que el pequeño está listo para comer.

Cada vez que la madre alimente al bebé, este deberá succionar leche de ambos pechos. Cada bebé es diferente, por ello la mamá debe ofrecer un pecho y dejar que tome leche de 10 a 30 minutos, hacerlo eructar, y posteriormente, ofrecer el otro pecho por el mismo tiempo.

Dejar comentario